CÓMO JUGAR UN ROUGH HÚMEDO Y ESPESO

Entrenamiento

Sin duda uno de los terrenos más complicados que podemos encontrarnos es un rough húmedo y abundante, de esos en los que la hierba presenta un color verde oscuro.

 

En estos golpes, nuestras preocupaciones deberán girar alrededor de los siguientes elementos:

– Que el palo gire correctamente en el momento del impacto. Ten en cuenta que si la cara del palo se gira en el momento del impacto, la bola terminará volando hacia la izquierda. Por eso conviene mantener la cara del palo abierta durante el golpe y apuntar ligeramente hacia la derecha, en previsión de un posible hook.

– La cantidad de hierba que se va a interponer entre la bola y la cara del palo. Cuanta más hierba haya, más nos obligará a imprimir potencia al golpe para “salvarla”.

 

Ante esta situación muchos jugadores optan por realizar un golpe totalmente vertical, sin duda esta es una magnífica decisión, pero conviene tener en cuenta que, según el espesor de la hierba, no será posible conseguir un impacto limpio, ni siquiera con ese golpe vertical.

 

Lo más recomendable es decantarse por un hierro 8 y tratar de pegarle lo más fuerte posible a la bola (necesitamos la máxima potencia posible para sacar la bola de allí).

 

Las características particulares del golpe que tenemos que dar en esta situación son:

– La mano izquierda y ambos antebrazos deberán permanecer firmes en el impacto: de esta forma contrarrestarás la resistencia que te ofrece la hierba.

– Muñecas quebradas rápidamente en la subida.

– Pie derecho cerca de la bola.

– Swing vertical: que evitará que cojamos mucha hierba con la cabeza del palo.

– Además y en cuanto a la posición del palo, te aconsejamos que vigiles que la cara del palo esté abierta para que la bola se eleve correctamente.
Por último, un consejo: no te compliques; si te encuentras en un rough con una vegetación tan espesa que hace que tu golpe sea muy complicado, lo mejor es que trates de devolver la bola a la calle, facilitando así el siguiente golpe. De otra forma corres el riesgo de embocar la bola en un sitio más difícil del rough a cambio de ganar unos pocos metros; y si es así seguramente te verás necesitado de dar más golpes para poder salir del rough.

Publicado en: Golf, Entrenamiento