EL BÚNKER DE GOLF ¿ALIADO O ENEMIGO?

Consejos

Como todos bien sabemos, los búnkers son áreas situadas a lo largo del campo de golf donde la tierra y el césped han sido removidos y forman una depresión en el terreno, con arena en su interior. La regla número 12 del Golf los define como «áreas especialmente preparadas con la intención de poner a prueba la capacidad del jugador para jugar una bola desde la arena».

Los búnkers tienen un objetivo claro: convertirse en un obstáculo en el camino hacia el green; hacer que el jugador deba desviar su ruta, desarrollando un nuevo juego. Por ese motivo, estos hazards se colocan de forma estratégica y pueden acabar penalizándonos.

En este artículo queremos hablar a fondo sobre los búnkers, ¿qué tipos existen?, ¿cómo jugar una bola que ha caído en el búnker?, ¿cómo sacarle el mejor partido?… 

LOS BÚNKERS, ¿UNA PROBLEMÁTICA?

Los búnkers son zonas problemáticas, tanto para el jugador como para el club.

Y es que estas pequeñas zonas del campo suelen precisar de un mantenimiento constante por parte del club y, por consiguiente, de un desembolso económico elevado. No debemos olvidar que hablamos de zonas artificiales con arena por lo que, en su mayor parte, ésta habrá sido adquirida e importada por el club; un material que se va desgastando y que debe ser repuesto cada cierto tiempo.

Por el lado del jugador, hablar de búnker es hablar de un lugar que suele generar miedos e inseguridades entre los jugadores, así como cierta controversia.

Una cuestión altamente controvertida por parte de los golfistas es la diferencia en las características entre cada una de estas superficies y, con ello, su comportamiento para con el juego es diferente. Y es que puede ocurrir que en un mismo campo nos encontremos con un búnker de arena firme y, más adelante, otro con arena blanda. Estas condiciones afectan negativamente a nuestros resultados… Es labor de los responsables del campo velar por unas características uniformes entre estos hazards, lo que implica un mayor coste en mantenimiento.

Pero no se trata únicamente de un tema de mantenimiento, las inclemencias meteorológicas influyen y mucho en las particularidades de la arena que se encuentra dentro del búnker. De esta forma, podemos toparnos con no solo un obstáculo que afecte a nuestro juego, sino con un problema: es imposible andar sin hundirnos, la bola se “hunde” o queda  “clavada”, la lluvia forma lagos o provoca la desaparición del búnker… Aunque en ocasiones las condiciones son tan adversas que resulta “irremediable”, lo cierto es que la gran mayoría de problemas de este tipo suelen tener su origen en los malos diseños o las pésimas construcciones sobre las que se realizan los campos de golf.

A la hora de diseñar un campo de golf, un buen arquitecto debería tener en cuenta, entre otros aspectos, el drenaje. El agua nunca debe dirigirse hacia una zona de arena, ya que se contaminaría y llenaría de impurezas. Por desgracia todos conocemos campos donde esto no sucede.

La maleza también puede llegar hasta los búnkers, generando dificultades en las delimitaciones de las zonas de juego y en sus reglas. Incluso podemos decir, que si la propia arena sale del búnker por el viento o un mal rastrillaje, se convertiría en un problema reglamentario.

Por todo ello, para el diseño y la posterior elección de arena, es imprescindible estudiar las diferentes opciones del mercado y realizar pruebas durante varios meses y no solo dejarnos llevar por la parte estética.

 

CONTROVERSIAS Y LÍMITES EN EL JUEGO

Más allá del correcto diseño y mantenimiento de un búnker, el búnker es siempre un posible foco de controversia durante el juego.

Tras el golpe, si la bola ha caído cerca del búnker es muy importante determinar con claridad en qué zona ha caído nuestra bola, ya que de ello dependerá considerar si esta se encuentra dentro de los márgenes del búnker o no.

Si revisamos las reglas del golf, conviene saber que la bola estará dentro del búnker si reposa…

  • Sobre el terreno donde debería haber arena; esto es, que esta haya podido ser barrida, arrastrada por el viento, el agua, etc.
  • Dentro o sobre un impedimento suelto, obstrucción movible, condición anormal del campo u objeto integrante que toca la arena dentro del búnker o está sobre donde normalmente debería haber arena, como puede ser, el rastrillo que vemos en la imagen.

Por el contrario, no consideraremos la bola dentro del área que estamos tratando si ésta reposa sobre tierra o hierba u otros objetos naturales en crecimiento o fijos dentro de los márgenes sin tocar la arena.

Además de esto, conviene tener en cuenta una norma fundamental: cuando entremos en el búnker, no podremos apoyar el palo en la arena; sí podrá hacerse cuando hayamos realizado el golpe y única y exclusivamente cuando la bola haya salido de esta zona. De lo contrario, seremos penalizados.

Nuestro deseo es encontrarnos siempre el terreno de juego en perfectas condiciones. Por ello, igual que ocurre con las chuletas y los piques, deberemos tratar la zona del búnker sobre la que hayamos desarrollado nuestra estrategia, de manera que nuestro juego interfiera lo menos posible sobre el juego del resto de golfistas.

Es aquí donde entran en acción los rastrillos. Según las Reglas del Golf, estos objetos pueden tener dos acepciones:

  1. Obstrucciones, cuando los encontramos en el campo.
  2. Equipamiento, cuando los usamos para reparar cualquier daño.

Todo debe quedar en perfecto estado y tal y como nos lo hemos encontrado. ¿Cómo hacerlo? Siempre que debas acceder a cualquier búnker, accede por la zona de menor pendiente. Una vez realizado el golpe, rastrilla la arena, dejándola de nuevo lista y uniforme. Hazlo en dirección a la bandera y no olvides colocar el rastrillo en una zona donde no afecte al resto de jugadores y, como recomendación, fuera del búnker. No obstante, antes de comenzar tu juego, consulta con el club del campo de golf, por si hubiera alguna norma particular que deberías tener en cuenta.

 

TIPOS DE BÚNKERS

Ahora que conocemos todo sobre los búnkers, tan solo nos queda saber la tipología en la que estos pueden clasificarse.

Atendiendo a su localización dentro del campo, encontramos:

  1. Búnker del fairway o búnker de calle

El objetivo principal de esta trampa de arena es dificultar los golpes profundos e impedir la llegada limpia al green, especialmente aquellos que se realizan desde el tee de salida. Pueden atravesar la calle de forma total o parcial. El aterrizaje en esta zona obliga al jugador a realizar golpes adicionales y a diseñar toda una estrategia. 

  1. Approach bunker o búnker de aproximación

Si el búnker de calle dificultaba el primer golpe, los approach bunker están ideados para complicar el segundo. La diferencia en tamaño y en profundidad es considerable con los anteriores, siendo estos mayores.

  1. Búnker del green

Los búnkers de green suelen estar colocados en paralelo a la calle, fuera de su trayectoria, dificultando la visión del golpe al green. Se encuentran cerca del green con el objetivo de proteger los golpes de aproximación, aquellos que se realizan tanto desde la calle como desde el tee. Se trata del obstáculo que mayor penalización otorga a los jugadores, especialmente los golpes  de approach que se desvían.

  1. Waste bunker

Pese a no ser considerado de forma oficial un búnker, debemos mencionar esta zona. Los waste bunkers son extensiones de arena natural, no creadas, preparadas ni mantenidas, que suelen encontrarse en los laterales de los hoyos. En numerosos campos, sustituyen al rough, la hierba alta. Se trata de un área desértica que puede contener no solo arena, sino también tierra, grava, piedras, vegetación…

Su condición no oficial de búnker nos permite apoyar el palo y realizar swings de prácticas. También podremos eliminar cualquier obstáculo que nos encontremos en la arena y que nos impida el golpeo. No  suelen tener gran profundidad, pero sí extensiones más vastas. Podemos diferenciarlos del resto de búnkers por su apariencia más natural o, incluso, poco cuidada. No requieren fertilizantes, pesticidas ni agua, por lo que suelen contribuir a controlar los elevados costes de mantenimiento de otras zonas del campo.

 

Y para ti, ¿qué supone jugar en un búnker?

Publicado en: Golf, Consejos