CHIP RODADO

Entrenamiento

Un mal bote puede complicarnos llegar al green, a pesar de encontrarnos a escasos metros.

Para solucionarlo, existe un golpe llamado chip rodado, común en distancias de entre uno y tres metros. Este consiste en golpear la bola de forma que esta vuele y ruede sobre el green hasta el hoyo. Se trata de un golpe de precisión y control, no de potencia.

Así, tendremos un mayor control de la distancia, una mayor consistencia en los golpes y evitaremos que la bola acelere de manera inesperada.

Aunque se trata de un golpe similar al putt, existen pequeñas diferencias.

Para empezar la bola debe rozar la hierba. El ángulo del palo será el que le otorgue la altura necesaria. Pero, ¿cómo colocarnos?

  • Escoge el palo adecuado. Recomendamos uno con empuñadura más corta, cerrado.
  • Sitúate frente a la bola , centra tu cuerpo y apoya ligeramente el palo en la punta.
  • Reparte el peso entre ambos pies de forma equitativa, juntándolos.
  • Coloca el palo de forma perpendicular a la línea objetivo.
  • Pega los bíceps al pecho, coge el palo por la parte más próxima a la varilla y bloquea las muñecas.
  • Separa el pie ligeramente hacia la izquierda y hacia atrás.
  • Inicia el back-swing, manteniendo la vista en la bola y describe un ángulo de ataque descendente.
  • Realiza un péndulo casi simétrico con soltura. Recuerda… ¡rozar la hierba!
Publicado en: Golf, Entrenamiento