JUGAR EN VERANO, PROBLEMAS EN EL CAMPO DE GOLF

Consejos

Uno de los primeros aspectos que deben tenerse en cuenta a la hora de jugar al golf en verano son los cambios que experimenta el campo de juego.

Y es que las altas temperaturas influyen, y mucho, en las condiciones que presenta el campo.

 

A continuación resumimos los problemas más habituales que podamos encontrar en el campo de golf durante el verano:

 

  • Debido al calor puede suceder que el terreno esté duro, lo que significará que si pegamos la bola atrás, el palo rebotará y la bola saldrá baja, sin que llegue a perder mucha distancia.
  • Cuidado con las calvas en el campo, pueden aparecer en algunas zonas del campo, aunque si los sistemas de riego funcionan correctamente no deberían existir.
  • Con terrenos secos y uniformes, lo normal es que las calles estén mejor cortadas, los greens se sieguen más bajos y esto provoca que la bola ruede mucho más de lo habitual.
  • Para que nuestro juego corto no se vea afectado, deberemos entrenar con distintos tipos de bolas (duras y blandas) para comprobar las diferentes respuestas en los approachs y pats.
  • En el bunker, al estar la arena más seca facilitará el paso del palo por debajo y a través de la bola. Por supuesto esto nos ayudará a realizar los golpes, pero también provocará que las bolas queden más hundidas.
Publicado en: Golf, Consejos