CONSEJOS PARA LA COMPRA DE UNOS BASTONES DE ESQUÍ

Material

A pesar de la simplicidad del bastón (muchos dirán “un bastón es un bastón”), siempre resultará conveniente tener en cuenta una serie de consideraciones antes de decidirse a adquirirlos:

 

  • Altura del bastón, es decir, la talla. Antes de elegir un bastón conviene “probárselo”.

Hacerlo es muy sencillo: cogemos el bastón del revés, agarrándolo por debajo de la arandela. En esta posición el brazo deberá formar un ángulo de 90º. Si es así esa es su talla.

  • Material del tubo: si queremos buscar un bastón de calidad, deberemos fijarnos en el material de fabricación del tubo; y es que la calidad del aluminio con el que esté fabricado, es la calidad del tubo. Así el aluminio 5083 es ligero, el 5086 es más sólido y ligero y el 6000 es el más equilibrado y ligero.

Además existe el tubo Composite que resulta sumamente resistente, ligero y muy bien equilibrado.

  • Flexibilidad del tubo: debe ser lo suficientemente flexible para que nos deje libertad de movimiento pero a la vez duro para que no rompa, lo cual podría causar un grave accidente. Debemos tener en cuenta que a menos diámetro del tubo, normalmente éste será más ligero (si bien esto está siempre en función del material en el que esté construido).
  • Punta: es la parte del bastón que se somete a una mayor presión, por lo que deberá ser de un material más duro que el tubo (normalmente de acero).
  • Empuñadura: por normativa el extremo superior debe tener un diámetro superior al de la órbita ocular, para evitar posibles accidentes.

Deberemos vigilar que dispongan además de un mecanismo que permita la liberación de la muñeca cuando el esfuerzo se realice hacia arriba (lo cual nos puede salvar de alguna lesión en caso de caída).

Además la empuñadura deberá ser ergonómica para que se adapte a nuestra mano fácilmente y de algún material blando que ayude en la absorción de choques.

  • Arandela: debe posibilitar una fácil unión al final del tubo del otro bastón, para facilitar el transporte.

Dispondrá de diferentes tamaños, te ayudará saber que:

  • La más pequeña: la más adaptada para la pista y el slalom.
  • Mediana: podríamos definirla como “polivalente”, siendo adecuada para casi todo.
  • La ancha: para el fuera de pista y nieve profunda (aporta buen sostenimiento).

 

Publicado en: Esquí, Material