• -12,83 €

Carreto Lineaeffe Steel Cast

PW100557-2
28,99 €
41,82 €
-12,83 €
Tamanho carreto
Quantidade
28,99 €
41,82 €
Salvar 12,83 €
 TE LO ENVIAMOS EN 48 horas
* Álvarez se compromete al envío en un plazo de 48 horas a España Península en aquellas referencias que incluyan la frase "TE LO ENVIAMOS EN 48 horas". Si el pedido incluye una referencia no marcada con esta frase, no podremos garantizar este plazo de envío. Álvarez no se hace responsable de posibles retrasos en la entrega provocados por las agencias de transportes.
Carreto de surfcasting Lineaeffe Steel Cast com:
  • Bobinado cruzado em espiral
  • Tratamento anti-salitre
  • Pick-up sobredimensionado
  • Anti-retrocesso infinito
  • Anti-balanço de bobina
  • Manivela de combate metálica
Caraterísticas:
  • Tamanho 70
  • Peso: 486 g
  • Ratio: 5.6:1
  • Rolamentos: 5 Rolamentos - 1 bobina cónica de alumínio
  • Capacidade: 0.33/190 0.37/140 0.40/110 mm/m
  • Bobina adicional: 1 bobina suplente de grafite.
Seja o primeiro a escrever uma opinião. Escrever opinião
Seja o primeiro a fazer uma pergunta. Fazer uma pergunta.
×
Dados enviados com sucesso
Ocorreu um erro. Por favor, tente novamente.
Produtos semelhantes a Carreto Lineaeffe Steel Cast
Uno de los elementos más importantes de nuestro carrete, es el freno. Por consecuente, la calibración correcta del frenado es uno de los puntos cruciales que pueden marcar la diferencia entre la consecución o no de resultados en una jornada de pesca recreativa.
El freno es uno de los puntos que nos permite el cobro de piezas incluso más pesadas que nosotros mismos.
¿Cómo sabemos cuál es el mejor freno para nuestro carrete?

UTILIDAD DEL FRENO
Hasta la aparición del freno en los carretes de pesca, el hombre se conformaba con la pesca únicamente de piezas que pudiera controlar con su propia fuerza física. Antes se giraba o permitía girar la bobina en sentido inverso y era así como se cedía línea al pez.
Al incorporar los frenos, adquirimos la posibilidad de obtener capturas de un mayor tamaño.
El freno hace presión sobre la bobina, permitiéndole patinar para ceder línea en el momento en el que recibe la presión. De esta forma, se admite que el pez huya tirando de la línea, consiguiendo desgastarlo físicamente para después lograr su cobro de una manera más fácil.
Cada sedal tiene una resistencia nominal, es decir, una capacidad de peso muerto que puede cargar sin que se rompa; si lo sobrepasamos se romperá. El freno sirve para que el carrete ceda sedal antes de alcanzar el punto de ruptura.

EL FRENO EN UN CARRETE DE BOBINA FIJA
Los carretes de bobina fija reciben se mantienen fijos mientras soltamos o recogemos el sedal. Éstos son los carretes de lanzado por excelencia; tienen un gran poder de tracción, por lo que resultan sumamente adecuados para la pesca de especies de tamaño medio.
Cuanto mayor sea la carga de hilo, más posibilidades tendremos de realizar un lance más largo. A pesar de ello nunca conviene cargarlo en exceso, ya que podríamos producir desbordamientos y con ellos los temidos nudos.
Dentro de los carretes de bobina fija, según el modelo del que se trate, existen dos tipos de frenos diferentes:
  • Frontal: con un disco en la parte delantera de la bobina, que se aprieta o afloja girando de la perilla delantera.
  • Trasero: dispone de una perilla en la parte posterior, que se ajusta en ambos sentidos para el ajuste del carrete.
Los frenos frontales se regulan mediante una perilla que se mueve en sentido giratorio, de tal manera que si lo hacemos en el sentido de las manillas del reloj el freno se ajusta, y si lo hacemos al contrario se afloja.
Muchos pescadores consideran estos frenos frontales más fiables para los carretes fijos, si bien también resulta cierto que suelen calentarse con facilidad ya que la superficie de fricción resulta escasa.
El freno trasero es más preciso, con la ventaja de que puede ser manipulado mientras se produce la acción de pesca. Aún así muchos pescadores no lo quieren por considerarlo menos fiable.
También disponemos de carretes de freno central, en el que se tratan de unir las cualidades de los otros dos tipos de freno, añadiendo también mayor capacidad de frenado; además y gracias al incremento en la talla.

EL FRENO EN UN CARRETE DE BOBINA GIRATORIA
Los carretes de bobina giratoria son aquellos en los que su tambor gira al lanzar y al recoger el sedal. Destacan sobre los anteriores por su enorme poder de tracción, hecho que les hace perfectos para la pesca de grandes especies pero sin embargo no les hace especialmente válidos para la pesca al lanzado.
Igualmente aquí podemos hablar de dos modelos diferentes:
  • Freno de estrella: pieza en forma de estrella colocada a un costado del carrete, bajo la manivela. Se ajusta girando en el sentido de las manecillas del reloj y se afloja al hacerlo al contrario.
    Ideal para el Surf-casting, ya que permite liberar por completo la bobina en el momento del lance.
    Se trata de un sistema de frenado que incide directamente sobre el botón liberador de la bobina, por lo que el freno se desengancha completamente permitiendo el libre giro de la bobina sin presión sobre el freno, lo que nos permite lances a distancia.
    A pesar de eso y como punto en contra cabe hablar de la dificultad que supone su manipulación durante la pelea con un pez, puesto que carece de puntos de referencia de la posición del calibrado.
    Tiene una superficie de fricción bastante reducida, por lo que tiende a sobrecalentarse. El freno ejerce una presión sobre la bobina que no es regular, con lo que se generan fluctuaciones que pueden llevar a la rotura.
  • Freno de Palanca: palanca colocada en un lateral del carrete.
    Es el tipo de freno más fiable y eficiente de todos, puesto que jamás permite que se libere la bobina al 100% .
    Ejerce un frenado muy parejo sobre toda la superficie de la bobina. Pero además de esto y como principal virtud hay que señalar que podemos incrementar o disminuir de manera precisa y gradual la tensión del freno durante el combate, de una forma segura y del todo controlada.
    A pesar de ello, muchos se siguen decantando por el uso del freno de estrella, debido a las complicaciones de utilización que supone el de palanca.

LA CALIBRACIÓN DEL FRENO
Para regular correctamente un freno deberemos tener en cuenta primeramente la resistencia del sedal con el que contemos. Hay que tener mucho ojo con considerar el diámetro en relación a la resistencia del sedal, puesto que , tal y como cualquier pescador sabe, existen multitud de diferentes sedales fabricados por distintas casas, cada uno de los cuales ofrece una resistencia diferente.
Durante la pesca, el sedal será sometido a gran cantidad de empujones y tracciones, que pueden llegar a romperlo; para evitarlo disponemos del freno, la duda surge así en este punto ¿cómo saber cuándo debe comenzar a patinar el freno?, según se ha determinado, para lograr una correcta absorción de los impactos y movimientos bruscos realizados por el pez en su pelea por no ser pescado, el freno deberá ceder línea cuando reciba un empujón violento que equivalga a un tercio (1/3) de la resistencia nominal de la línea. Así, si contamos con un sedal cuya resistencia sea de 30 kilos, el freno deberá patinar cuando el tirón alcance una fuerza de 10 kilos; en caso de no hacerlo así corremos el serio riesgo de que parta la línea.
De esta forma, las otras dos terceras partes ayudarán a resistir y evitarán la rotura cuando la línea recibe un impacto muy fuerte.
Por lo tanto para calibrar un freno, resulta fundamental poder medir la fuerza que supone un empujón violento. Existen para ello básculas tipo dinamómetro (que además nos servirá para medir el peso de nuestras capturas).
Una vez dispongamos de esta báscula, para la calibración deberemos seguir los siguientes pasos:
  1. Monta el carrete sobre la caña que vaya a utilizar; esto es muy importante, calibra siempre en carrete montado en el equipo definitivo que lleve de pesca, puesto que las características de la caña alteran notablemente la fuerza que se transmite en cada caso a la línea.
  2. Una vez montado el carrete, pasa la línea por las guías y da fijeza a la caña (pide colaboración a un compañero).
  3. Ajusta el carrete a mano, calibrándolo según consideres a ojo.
  4. Coloca la báscula en la punta del sedal, provista de un anillo de plástico que nos sirva para medir el punto máximo al que llegará la báscula cuando demos el tirón.
  5. Da un fuerte tirón con la caña y comprueba el punto máximo alcanzado por la báscula.
  6. Calibra el freno para que no sobrepase el anillo de plástico la potencia máxima deseada.
  7. Repite la operación varias veces, hasta conseguir que el freno patine en la potencia deseada (1/3 de la resistencia de la línea).
EL AJUSTE DURANTE LA PELEA
Otro de los grandes problemas en la calibración del freno, es su uso durante la pelea. Un pez que haya mordido el anzuelo no se dejará llevar plácidamente y resulta imprescindible saber el correcto modo de utilización del freno si no queremos dejar la mejor de las capturas por el camino.
A todo esto debemos añadir la influencia del agua sobre la línea y sumando al propio peso del sedal supone que cuanto más línea tengamos en el agua, mayor será la carga que recibe la totalidad de la misma. Por ello es necesario ajustar la calibración del freno en función también de la cantidad de sedal que haya fuera de la línea (por ello en ocasiones será necesario llegar incluso hasta la cuarta parte de la resistencia nominal de la línea).
Así, a medida que tenemos menos línea en el carrete, debemos disminuir el frenado en lugar de incrementarlo, para evitar la ruptura.
EL CUIDADO DEL FRENO
Ten en cuenta los siguientes consejos para mantener el freno de su carrete en perfecto estado.
  • El primer y más importante punto a tener en cuenta en el cuidado del freno es su almacenamiento. Cuando guardemos el carrete debemos asegurarnos de que lo hacemos con el freno totalmente libre (en los carretes de spinning, aflojaremos el freno por completo).
  • Evitar el calentamiento excesivo del freno. Tal y como ya hemos comentado, este calentamiento puede ser ciertamente habitual cuando nos encontramos en plena pelea contra un pez. En esos casos conviene enfriar el carrete con agua, pero no en su parte central (no nos serviría de nada), sino en el lateral.
    El agua salada puede dañar el carrete, pero será mejor esto que llegar al calentamiento.
  • Tras una pelea importante para conseguir un pez, conviene realizar una limpieza profunda del carrete.
Además de estos sencillos consejos, una buena regla es hacer que el carrete sea revisado por un mecánico especialista, quien deberá determinar la necesidad o no de que éste sea reemplazado.
Adicionar o produto ao carrinho