Trucha

Especies

La trucha es sin duda la especie más deseada por los pescadores de río. Su pesca se convierte en un bello tira y afloja entre el pescador y el pez, del que resultará vencedor el que más inteligencia demuestre. A lo que viene a sumarse sin duda la gran calidad y sabor de su carne.

Características

Familia: salmónidos

  • Cuerpo fusiforme, rostro agudo y boca hendida con finos dientes. Dos aletas dorsales.
  • Color: depende en gran medida del lugar en el que nos encontremos, ya que el color de la trucha puede variar en función del caudal de las aguas del río. Aún así los colores habituales que presenta son los que van desde el pardo en el dorso, con manchas formadas por puntos negros; tendiendo a volverse mucho más oscuras aquellas que se localizan en las zonas montañosas de los ríos.
  • Tamaño: puede llegar a alcanzar desde el metro al metro veinte de longitud, aunque lo más normal en las truchas de alta montaña es que no sobrepasen los 30 centímetros.
  • Es una buena nadadora.
  • Sólo busca los fondos cuando desea descansar, para comer suele colocarse en lugares estratégicos (delante de piedras en las que rompe el agua o detrás de ellas).
  • Subespecies:
    • Trucha marisca o Reo: trucha de aguas marinas, que habita en las partes inmediatamente anteriores a las desembocaduras de los ríos salmoneros. En España la encontramos en los ríos de las costas del Cantábrico y en las gallegas del Atlántico. Suele medir alrededor de los 35 centímetros.
    • Trucha Arco Iris: especie importada de California (EE.UU.) y ahora perfectamente aclimatada a nuestros ríos de tal forma que es la que más abunda, por encima de la especie autóctona. Se trata de una especie que no precisa, como la trucha común, de aguas limpias y cristalinas, por lo que su resistencia es mayor y quizá por ello es la que se viene a criar en nuestras piscifactorías. Alcanza los 40 centímetros de longitud, llegando a pesar hasta cuatro kilos.

    Alimentación

    la trucha se alimenta de peces vivos, de insectos, lombrices y larvas. Tricópteros, moscas… son su alimento preferido.

    Localización

    podemos encontrarla en ríos de aguas claras y bien oxigenadas, principalmente en zonas montañosas. Está acostumbrada a los silencios de las altas cumbres, por lo que se muestra enormemente huidiza.

    Formas de pesca

    La pesca de la trucha es sin duda una de las más practicadas por el pescador deportivo de río. Requiere de experiencia y de conocimiento de la especie, que suele oponer una bonita lucha contra su “adversario”, ya que le obliga a cambiar constantemente de lugar y a desarrollar un gran ejercicio físico tanto de brazos como de piernas. Todo esto hace que la pesca de la trucha sea considerada como la más deportiva de cuantas se realizan.

    Existen diferentes formas de pesca de la trucha:

    • Pesca a mosca: es quizá la modalidad de pesca que más experiencia y conocimiento requiere. Existen dos tipos diferentes de Pesca a Mosca:
      • Pesca con mosca seca:
        • Caña: conviene utilizar una caña de 9 pies (2,74 m), fabricada en fibra de carbono; su escaso peso hará que el lance sea más cómodo. La puntera deberá ser flexible.
        • Carrete: puede ser manual o automático, la selección dependerá del pescador teniendo en cuenta que el manual es menos pesado pero que el automático es mucho más cómodo de utilizar.
        • Cebo: existen miles de moscas, su selección dependerá del lugar en el que nos encontremos; antes de elegirlas conviene observar perfectamente la zona, viendo cual es el alimento de las truchas que habitan en ella.
        • Anzuelo: el de la propia mosca.
        • No se utiliza plomada.
        • Lugar más adecuado para la práctica de esta modalidad de pesca: recomendable en aquellas zonas en las que las aguas son tranquilas y poco profundas. Debe pescarse desde el agua.
        • Época de pesca: los mejores meses son los de mayo, junio y julio.
      • Pesca con mosca ahogada:
        • Caña: conviene que sea algo más larga que para la mosca seca y también que sea muy ligera.
        • Carrete: lo más recomendable es que sea ligero, de poco peso.
        • Cebo: mosca ahogada, su selección dependerá del lugar en el que desarrollemos la jornada de pesca.
        • Anzuelo: el de la mosca.
        • Lugares más adecuados para la práctica de esta modalidad de pesca: aquellos donde el agua del río corre revuelta.
        • Época: abril-julio y septiembre.
        • Plomada: se coloca buldo (aconsejamos del nº 21).
        • Conviene colocar dos o tres moscas, de forma escalonada, dejando unos 20 cm. entre cada una de ellas.
    • Pesca con Cucharilla: la trucha es un animal enormemente inteligente que sólamente se dejará engañar si el cebo representa fielmente la realidad:
      • Caña: utilizaremos una caña de lance ligera de una medida entre 1,5 y 2 metros de longitud (fabricada en carbono 90% o en kevlar).
      • Carrete: conviene utilizar un carrete de tambor fijo, más bien pequeño. En este tipo de pesca cobra una vital importancia el freno; que deberá ser enormemente sensible. También es recomendable que tenga una rápida recuperación.
      • Cebo: cucharilla giratoria.
      • Anzuelo: el de la cucharilla (conviene vigilarlos con periodicidad).
      • Lugares más adecuados para la práctica de esta modalidad de pesca: en aquellos espacios que puedan servir de refugio para las truchas; grandes piedras, árboles dentro del agua, zonas cubiertas de vegetación…
      • Época: la pesca con cucharilla se practica a lo largo de toda la temporada hábil.
    • Pesca con pez muerto: es una de las modalidades que mejor resultado dan en la pesca de la trucha.
      • Caña: deberá ser ligera, aproximadamente de dos metros y medio de longitud.
      • Carrete: dos características son necesarias en un buen carrete para la pesca con pez muerto: que sea ligero y que tenga una buena velocidad de recuperación.
      • Cebo: pez muerto, que deberá estar bien conservado. Conviene que utilice los de menor tamaño posible.
      • Anzuelo: del número 6 al 8.
      • Lugares más adecuados para la práctica de esta modalidad de pesca: orillas cubiertas de vegetación, zonas entre la corriente y el remanso producido por un obstáculo y orillas escarpadas que forman entrantes.
      • Época: periodo hábil por completo.
      • Debe hacer que el pez se mueva como si estuviera vivo y cambiarlo en cuanto empiece a presentar mal aspecto.
    • Pesca con lombriz:
      • Caña: debe ser bastante larga (por encima de los 4 metros) pero también ligera. Son recomendables las telescópicas.
      • Carrete: de tambor fijo o giratorio y pequeño.
      • Cebo: lombriz de tierra.
      • Anzuelo: debe ser fino, de los números 6 ó 7.
      • Lugares más adecuados para la práctica de esta modalidad de pesca: deberemos buscar aquellos lugares dentro del río que puedan convertirse en obstáculos contra la corriente, en los que la trucha se encontrará resguardada. También son buenas zonas las caídas de las cascadas.
      • Época: meses de marzo, abril y mayo.
      • Un requerimiento básico para la práctica de la pesca con lombriz es el de poseer una extrema sensibilidad en la mano, de tal forma que seamos capaces de percibir el momento en el que la trucha muerde el anzuelo, lo cual hará de una forma prácticamente imperceptible.
    • Pesca al lanzado: se trata de una técnica que pone a prueba la destreza del pescador así como su conocimiento de la especie.
      • Caña: de medida no superior al metro y veinte centímetros.
      • Carrete: tipo micro.
      • Cebo: lombrices, cucharillas de pequeño tamaño, grillos…
      • Anzuelo: en función del cebo que se utilice.
      • Lugares más adecuados para la práctica de este tipo de pesca: son preferibles las zonas del río que tengan piedras y donde la corriente sea intensa o bien existan cambios de dirección de las aguas.
      • Época: desde abril hasta septiembre.
      • Para desarrollar correctamente este tipo de pesca es imprescindible ser un gran lanzador, ya que de la capacidad del pescador para colocar el cebo en el lugar del río más adecuado dependerán en gran manera los resultados obtenidos.

    Consejos útiles

    • Si se coloca en el campo de visión de la trucha, ésta percibirá el peligro de forma inmediata y entonces la puede dar por perdida de inmediato. Para evitarlo es aconsejable que camine en sentido contrario al de la corriente, es decir, río arriba. Además debe intentar que su sombra no se proyecte en el río, ya que eso también alertaría al pez.
    • En general podemos decir que los mejores meses para la pesca de la trucha son los del verano, temporada en la que esta especie se encuentra dedicada prácticamente todo el día a conseguir comida.
    • En los días soleados la trucha únicamente saldrá a comer en las primeras horas del día y al anochecer; por lo que es casi inútil salir a pescar en las horas más calurosas de día.
    • Son más apropiados los días nublados, en los que el pez se mostrará mucho más confiado.
Publicado en: Pesca, Especies

New Account Register

¿Ya tienes una cuenta?
Log in instead Or Reiniciar contraseña