Prevenir los cólicos por medio de la alimentación

Cuidados del caballo

El caballo es el animal que más sufre las consecuencias de los cólicos.
Los motivos para ello son varios y de muy distinta índole, si bien podemos decir que las causas principales se encuentran en las propias características físicas del caballo, así como en su comportamiento.
Una de las razones más importantes para la aparición de cólicos viene determinada por las propias condiciones anatómicas de los caballos: poseen un intestino con una longitud aproximada de 30 a 35 metros y con una marcada variación en su tamaño.
A esto debe sumarse un estómago de tamaño reducido, caracterizado por un rápido tránsito gástrico, lo que provoca que durante el día deba vaciar varias veces su contenido, enviando al intestino alimentos con insuficiente grado de digestión.
Otro de los motivos fundamentales son los errores cometidos con la nutrición; fundamentalmente relacionados con la calidad y cantidad de la ingesta suministrada por el cuidador. Y es que si somos objetivos debemos tener presente que los caballos que viven en estado salvaje, alimentándose con total libertad de lo que les ofrece la naturaleza, raramente sufren cólicos.
A continuación hablaremos sobre las mejoras que podemos incluir en la dieta de nuestro caballo para prevenir los dolorosos cólicos.

La cantidad de comida

Resulta del todo necesario que sepamos calcular correctamente la cantidad de alimento que necesita cada uno de nuestros caballos.
Ni que decir tiene que para realizar este cálculo de la manera correcta será preciso tener en cuenta una serie de cosas:

  • El tamaño del animal.
  • Su edad.
  • El trabajo realizado.
  • Sus necesidades específicas.

Recogemos a continuación unas tablas básicas de comidas.
La primera de ellas (TABLA I) recoge una alimentación “ideal”, distribuida en cuatro comidas diarias. Se distingue también entre “Caballo de concurso” y “Caballo de campo”, entendiendo que las necesidades alimenticias de cada uno de ellos varían, en función del tipo de trabajo que se ven obligados a realizar diariamente.
Esta tabla se ha calculado para caballos que miden en la cruz de 150 cm. en adelante, por lo que convendrá que se adecue a las características concretas de cada individuo en particular.
En cuanto a la segunda tabla (TABLA II), establece las comidas de la forma más habitual en nuestros días: realizando únicamente dos ingestas diarias.

TABLA I

CABALLO DE CONCURSO CABALLO DE CAMPO
Desayuno Heno: 1 kg. Comida: 1 kg. Heno: 1 kg. Comida: 0 kg.
Almuerzo Heno: 0,5 kg. Comida: 1 kg. Heno: 0,5 kg. Comida: 1 kg.
Merienda Heno: 1 kg. Comida: 2-3 kg. Heno: 1 kg. Comida: 1-2 kg.
Cena Heno: 1 kg. Comida: 0-1 kg. Heno: 1 kg. Comida: 0-1 kg.

TABLA II

MAÑANA (en kg.) NOCHE (en kg.)
Avena triturada 1 1
Cebada triturada 0,5 0,5
Maíz troceado 0,5 0,5
Salvado 0,5 0,5
Zanahorias cortadas 0,5 0,5
Heno 5 5

Ni que decir tiene que lo más correcto es dar de comer siempre en pequeñas cantidades y lo más repartidas que nos resulte posible a lo largo del día (el sistema digestivo del caballo funciona mejor si hay siempre una pequeña cantidad de fibra en su interior).
Si va a realizar un viaje, no es conveniente suministrarle mucho alimento. Resulta habitual que el caballo se ponga nervioso ante un desplazamiento y si ha comido reciente y abundantemente, puede aparecer un problema digestivo que termine siendo la causa de un cólico.

El ejercicio

Para que el caballo esté sano resulta imprescindible que desarrolle algún ejercicio diariamente. El movimiento es del todo necesario para que su sistema digestivo (que funciona las 24 horas), trabaje bien.
Pero debe tener en cuenta dos cosas:

  • No puede darle de comer inmediatamente antes de hacer ejercicio o trabajo; deberá transcurrir por lo menos una hora después de comer.
  • No le de de comer inmediatamente después de haber realizado el ejercicio. Si se encuentra agitado o fatigado el alimento no le sentará bien (tampoco conviene darle agua en estas condiciones).

Es fundamental que la cantidad de alimento suministrado al caballo esté siempre en proporción con el ejercicio físico realizado. Si le damos mucha comida y después metemos al animal en el box, lo más normal es que no pueda realizar correctamente la digestión y ésta es una de las principales causas de cólico.

Las medicinas

Conviene tener cuidado con cierto tipo de medicinas que, suministradas de manera continuada o si resulta necesario realizar un tratamiento que se alarga en el tiempo, pueden acabar por producir lesiones intestinales o gástricas.
Por eso nunca deben suministrarse medicinas si no existe la supervisión de un veterinario, con quien conviene consultar a la mínima duda sobre cualquier efecto secundario que apreciemos en el animal.

Cuidados específicos

Además de todo lo comentado, existen unas sencillas reglas alimenticias que deben ser tenidas en cuenta para evitar los cólicos:

  • Los cambios en la alimentación: existen determinadas épocas en las que es necesario realizar un cambio en el pienso dado al caballo: cuando va a comenzar una época de más trabajo, si cambia de lugar… En todos estos casos es conveniente dar primero y durante por lo menos 10 días, una mezcla de los dos piensos, el nuevo y el antiguo. Esto le ayudará a aceptar mejor el cambio y realizar mejores digestiones.
  • La flora intestinal, que tanto se ha puesto ahora de moda entre nosotros, debe cuidarse también en los caballos. La flora intestinal mejora las digestiones y por eso es conveniente que no disminuya. Existen momentos en que ésta se ve mermada (estrés, enfermedad, viajes…) y puede ser un motivo claro de cólico; para evitarlo añadiremos a la dieta habitual del caballo productos con alto contenido en levadura de cerveza, así como productos prebióticos (bacterias vivas que sirvan para reforzar la flora intestinal).
  • Cuidado con la arena: cuando sacamos a pastar al caballo debemos vigilar lo que come puesto que en ocasiones la hierba está tan baja que puede llegar a comer algo de arena; ésta puede provocar irritación en las paredes del estómago y del colon.
  • Higiene: resulta fundamental para evitar todo tipo de enfermedades, incluidos los cólicos. Una correcta rutina de limpiado de boxes y del prado en el que pasta nuestro animal nos evitará gran cantidad de problemas.

Por último comentar que es labor de todo cuidador mantener una correcta vigilancia sobre su caballo, resulta imprescindible que lo observe y analice cualquier comportamiento que pueda considerar extraño, por tonto que parezca, tal vez se encuentre al principio de lo que puede ser un mayor problema y cogerlo a tiempo es casi media solución.

New Account Register

¿Ya tienes una cuenta?
Log in instead Or Reiniciar contraseña