Polichoques

Armas y municiones

POLICHOQUES

Todo el complicado entramado de choques, puede resolverse de una manera sencilla a través de los modernos polichoques; un invento que revolucionó el mundo de las armas y que hoy en día resulta básico.

Sepamos algo más sobre este elemento.

EN QUÉ CONSISTEN LOS POLICHOQUES

Imagínese un arma que, sin necesidad de modificar el caño, se pueda adaptar a toda clase de agrupamientos que necesite el cazador; pues bien, a nivel general en esto consisten los polichoques.

Así, con un único caño, tendremos la oportunidad de cazar o competir en todos los ámbitos y circunstancias posibles, sin lugar a dudas ¡todo un logro!

En nuestros días este descubrimiento técnico se aplica principalmente en las escopetas de repetición y en ocasiones en las superpuestas y en las planas, ofreciendo siempre magníficas prestaciones.

VENTAJAS DEL USO DE POLICHOQUES

Como resulta obvio, las ventajas que podemos encontrar en el uso de polichoques son muchas y muy importantes.

A destacar:

  • Nos permite adaptar el estrechamiento a voluntad, según el terreno o especie que deseemos cazar, estando en el mismo campo. Esto supone la capacidad de adaptarnos a las circunstancias en cada momento, obteniendo el mejor resultado del arma.
  • No perdemos la adaptación del encare; gracias a que disponemos de un único caño y no varía la longitud de la escopeta. La longitud no variará si los tubos son interiores, en cuyo caso no se alterará el equilibrio de la escopeta.
  • Disponer de una escopeta con polichoques equivale prácticamente a tener varias escopetas en una sola, lo cual supone numerosas ventajas desde el punto de vista económico hasta del propio almacenamiento de armas.
  • Sistema óptimo para tiradores noveles; puesto que les permite adaptar el choque de su escopeta para un periodo concreto de aprendizaje y, una vez cogido un cierto dominio en el tiro, pasar a utilizar estrangulamientos más cerrados sin necesidad de cambiar el arma.

INCONVENIENTES

Aunque resultan menos importantes, lo cierto es que el uso de polichoques también tiene ciertos inconvenientes que conviene conocer:

  1. Resulta totalmente necesario que los polichoques sean de una magnífica calidad, de excelente material y mecánica, puesto que en caso contrario sólo nos darán preocupaciones: encasquillamiento constante, desgaste prematuro, oxidación, movilidad inoportuna… Más que una ayuda se puede convertir en un auténtico problema.
  2. Para que funcionen correctamente los polichoques precisan una atención prácticamente constante, siendo necesaria una cotidiana limpieza y cuidados. Los gases, la pólvora quemada y el emplomado de los estrechamientos entorpecen el buen funcionamiento de las roscas y el acoplamiento de los ajustes, con lo que hay que tener mucho cuidado.

TIPOS DE POLICHOQUES

A nivel general, podemos decir que existen cuatro tipos diferentes de polichoques, si bien algunos de ellos han quedado totalmente obsoletos:

  • Polichoque único variable: totalmente en desuso en nuestros días. Consistía en un tubo mecánico, de complicada estructura interna, que se fijaba al extremo del caño y que variaba la estrangulación girando manualmente un anillo que actuaba sobre las lengüetas internas, prolongación del cañón, agrupándolas (choque cerrado) o separándolas (choque abierto).
    Se ha dejado de utilizar por tratarse de un mecanismo incómodo y muy propenso al desgaste.
  • Choques entubados exteriores: sólo se usan en escopetas de repetición. Se trata de tubos de distintas longitudes y estrechamientos, que se acoplan al caño exteriormente mediante una rosca externa. Tienen la ventaja de que su colocación puede realizarse de forma totalmente manual, sin necesidad de llaves especiales.
    Con estos choques se puede alargar la longitud del caño al tiempo que transformar el choque, si bien también tienen el inconveniente de obligarnos a transportar las boquillas en el bolsillo si queremos hacer cambios en el mismo campo.
    Ofrecen una gran fiabilidad y resistencia, al tiempo que una fácil y cómoda limpieza.
  • Choques entubados internos: la última novedad en choques. Con ellos todo el tubo intercambiable permanece embutido en el interior del cañón, el cual contiene interiormente en la boca de salida una rosca interna y el variador otra del mismo paso externa. Se introduce de manera manual, si bien al final es preciso ajustar con una llave especial.
    Este tipo de choques son válidos para cualquier tipo de cañón: yuxtapuestos, superpuestos o de repetición.
    Para no tener problemas, siempre será recomendable adquirirlos de muy buena calidad, puesto que de no ser así pueden ensuciarse y oxidarse con cierta facilidad.
  • Choques semientubados: también llamados semiinternos o semiexternos; mezclan las características y cualidades de los entubados exteriores y de los interiores, con la ventaja de que pueden ser utilizados en todo tipo de escopetas, al tiempo que ofrecen una gran facilidad de colocación y extracción totalmente manual.
    En este tipo de choques el tubo variador desmontable contiene la rosca exteriormente y el caño interiormente. El tubo, una vez montado, deja su tramo final al exterior para poder ser manipulado sin necesidad de utilizar ninguna llave. Así parte del tubo queda embutido en el cañón y otra parte permanece a la vista.
    Muchos no los quieren por resultar poco estéticos, sin embargo ofrecen una muy buena calidad.
Publicado en: Caza, Armas y municiones

New Account Register

¿Ya tienes una cuenta?
Log in instead Or Reiniciar contraseña