Escopeta superpuesta, el mejor amigo del cazador

Armas y municiones

Actualmente es, sin duda, el tipo de escopeta más difundido tanto dentro del mundo de la caza como en el de la competición. Su fácil encare, su mayor campo visual, su comprobadísimo rendimiento… hacen que las superpuestas aparezcan ante muchos como la mejor opción de compra.

Y realmente es así en la gran mayoría de los casos, por eso queremos dedicar un artículo especial a estas armas, analizando sus características y cualidades, exponiendo lo que debemos pedirle a un arma de este tipo y, sobre todo cómo podemos saber cuál en concreto se adecua a cada uno de nosotros.

BREVE HISTORIA

La superpuesta nació como un arma tosca, con muchísimos problemas de mecánica. El objetivo principal era el de crear una escopeta que tuviera un caño montado sobre otro y que permitiera disparar dos tiros sin que se perdiera la ventaja positiva balística que ofrece el cañón único. Una labor que no resultó fácil.
Los primeros armeros dedicados a este fin allá por el siglo XIX, se toparon con un primer problema de importancia: evitar que la boca de la recámara del caño inferior rozara con la cabeza de la báscula; para solucionarlo se optó por distanciar el perno de la báscula y ensanchar su altura. Así los objetivos se cumplían, pero el resultado final era un arma muy pesada y, lo que es peor, poco precisa.
No será hasta bien avanzado el siglo XX cuando se alcance la solución adecuada.
Después y a medida que el uso de la superpuesta se fue haciendo más popular, se han ido incluyendo avances técnicos importantes para el resultado final dado por este arma: expulsores, gatillos selectivos, polichokes… Novedades que a día de hoy podemos encontrar en los diferentes modelos que están a la venta en cualquier armería.
Y es que sin lugar a dudas, la superpuesta es el arma que más componentes mecánicos y sofisticaciones incluye.

LOS CAÑONES

La superpuesta es una escopeta con dos caños, montados uno sobre otro de tal forma que tras el encare el tirador tendrá la sensación de disparar con una escopeta de cañón único.
La forma en que van montados puede variar en función del modelo concreto de escopeta; pudiendo ser una unión maciza, ventilada o separada.
La culata de los cañones comprende las dos recámaras, los enganches de los cierres y los expulsores. El caño inferior contiene los enganches o espigas y el perno de cierre del guardamano. Y por último el caño superior está recorrido de boca a boca por la solista, la cual puede variar en anchura soliendo estar ventilada.
En su exterior, los cañones están protegidos por un pavonado negro, que los resguarda de la oxidación. Pero el auténtico secreto de la calidad de estos cañones se encuentra en su interior, puesto que están recubiertos de sofisticados materiales metálicos especialmente resistentes a la corrosión, que determinan la calidad del ánima.
Conviene conocer los diferentes componentes de los cañones superpuestos:

  • La solista: ventilada, para eliminar las distorsiones producidas por el calor producido por la explosión.
    Recorre longitudinalmente el caño superior desde la boca de la recámara hasta la boca de la salida.
    Las solistas tradicionales tienen una anchura de 7 mm, si bien hay algunos modelos menos usados que montan solistas de 11 ó 13 mm (permiten unas mejores referencias visuales para un seguimiento más seguro del blanco). Debemos tener en cuenta que una solista estrecha permite un tiro más intuitivo (para blancos con movimiento y direcciones preconcebidas), mientras que la solista ancha es más adecuada para tiros que se realizan a blancos con movimientos imprecisos (caza).
    Hay modelos en los que no se incluye la solista.
  • La recámara: la inferior estará más protegida que la superior, al contener lateralmente los anclajes o espigas de los cierres. Su longitud alcanza 75 mm: desde la boca de entrada hasta el inicio del tronco de unión con el ánima del cañón correspondiente.
  • El punto de mira: principal elemento óptico de las escopetas superpuestas al tener que cuenta que este arma, una vez encarada, apenas tiene referencias de alineación con el blanco, aunque gana en amplitud de campo visual.
    El punto de mira puede ser plástico (poco recomendable para la caza puesto que se pueden romper con cierta facilidad), metálico, fluorescente (muy útiles en días nublados o con poca luz) o combinado (los más usados, puesto que ofrecen las cualidades positivas del resto y resultan por tanto válidos para prácticamente cualquier situación).
    Muchas escopetas de competición utilizan dos puntos de mira: uno colocado en el extremo final de la solista y otro de menor tamaño y normalmente de latón que se coloca a unos 30 cm de la boca de la recámara.
  • Expulsores automáticos: situados en la culata de los cañones, uno a cada lado de las recámaras, proporcionan regularidad y seguridad en la expulsión. El del lado derecho corresponde al caño inferior y el del lado izquierdo al superior.

LA BÁSCULA

Se considera “el motor de la escopeta”, ya que en ella se encuentran todos los mecanismos necesarios para la ejecución del disparo y el ensamblaje de los cañones con la misma.
Las más difundidas entre las superpuestas son:

  • BÁSCULA ANSON & DEELEY: se caracteriza externamente por la media platina.
    Puede montar disparadores únicos, normales o selectivos con seguro que selecciona la batería que se desee disparar, con absoluta fiabilidad y rendimiento.

    • Baterías: forman parte de la estructura interna de la báscula. Su mecanismo es sencillo y sumamente fiable. Cuentan con una recarga de baterías de gran facilidad.
    • Cierres: mecanismo encargado de asegurar la firme cohesión entre los cañones y la báscula cuando se encuentra cerrada. Existen varios tipos de cierres:
      • De Espigas: provocan una báscula muy alta, poco atractiva, por lo que son poco utilizados.
      • De Orejones: el sistema más utilizado. Los anclajes machihembrados en el interior de la báscula hacen que ésta sea más baja.
      • F.N.: peculiares cierres compuestos por orejones laterales, lo que ofrece una mayor seguridad, dando como resultado una báscula alto alta pero sumamente robusta y segura.
    • Palanca de apertura: situada en la parte superior de la cola de la báscula; con su cierre se garantiza el bloqueo total de los cierres de la escopeta.
    • Seguro: resorte que permite bloquear la acción de los disparadores.
    • Disparadores: los más usados en las básculas Anson & Deeley son:
      • Disparador único normal: se acciona con dos golpes del dedo índice: el primero dispara el caño inferior, mientras que el segundo acciona el superior. Para que funcione correctamente, tras el primer disparo el dedo deberá permitir la recuperación del gatillo, puesto que sino diremos que ha quedado “engatillado”.
      • Disparador único selectivo: mecánicamente es igual que el anterior, pero la acción del seguro selecciona mediante una palanca-mando el primer disparo deseado de entre los dos. Así el primer golpe de presión podrá disparar tanto el primer como el segundo tubo
  • BÁSCULA HOLLAND & HOLLAND es entera.
    • Baterías: dos e independientes, montadas en la cara interna de la platina.
    • Cierres: combinan dos sistemas, el de orejones con el de Purdey.
    • Palanca de apertura: presionando la palanca hacia el lado derecho el pasador se desplaza hacia el lado izquierdo, liberando el cierre. Al cerrarse la báscula, tanto el pasado como la palanca de apertura adoptan la posición normal de cierre.
    • Seguro: su acción de mando actúa sólo en los disparadores, no en los martillos, frenando su movimiento si el resorte está en la posición de seguro.
    • Disparadores: idénticos a lo comentado en el caso de la Anson & Deeley.

LA CULATA

Si hay algo que diferencie la culata de una superpuesta con respecto a la de una yuxtapuesta es la delantera de anclaje con la báscula: más estrecha en el caso de la superpuesta.
Además debemos decir que en este tipo de armas suele utilizarse el sistema “pistolet”.
Es importante hablar también de la curvatura de la culata, teniendo en cuenta que cuanto mayor sea ésta, los disparos serán más bajos y viceversa. La curvatura viene determinada por la altura existente entre la prolongación de la solista y la cantonera. Supongamos dos casos:

  • Escopeta con poca curvatura: al encararla, veríamos la solista con mayor o menor longitud, así como el punto de mira. Un arma de este tipo tendería a efectuar plomeos altos.
  • Escopeta con mucha curvatura: excesivo pliegue, al encararla apenas podríamos divisar el punto de mira (tendríamos que alzar la cabeza para conseguirlo). El plomeo será, por tanto, bajo.

Existen las llamadas “cantoneras móviles”, que permiten aumentar o disminuir la curvatura de la culata: hacia arriba la reduce y hacia abajo la aumenta.

EL GUARDAMANO

La posición superpuesta de los cañones, determina las características del guardamano, que en la superpuesta es estrecho y alto. La madera alcanza el caño inferior y la mitad del superior, hasta el tramo más próximo a la báscula. El resorte que acciona el muelle que lo fija al perno de anclaje de los cañones es de palanca y se sitúa en el centro.

VENTAJAS DEL USO DE UNA SUPERPUESTA

Sin lugar a dudas, encontramos gran cantidad de ventajas en el uso de una superpuesta, que determinan su éxito por encima de cualquier otro tipo de arma.
Entre las más importantes, destacamos:

  • Gran facilidad de encare.
  • Óptimo rendimiento.
  • Polivalente: escopeta válida tanto para la competición, donde ha dado magníficos resultados, como para la caza, donde permite conseguir magníficos resultados con todo tipo de especies, incluidas las terrestres.
  • Amplio campo de visibilidad: favorece el tiro de vuelo.
  • Seguridad: comparada balísticamente con una escopeta yuxtapuesta, la superpuesta ofrece muchas e importantes ventajas en cuanto a la seguridad, puesto que asegura la ausencia de distorsiones verticales y horizontales.
  • Los agarres a su vez, eliminan todo tipo de inflexiones producidas por la explosión del cartucho.
  • A la hora de adquirir su superpuesta, tenga en cuenta que le ofrecerán multitud de componentes mecánicos sumamente sofisticados, por lo que deberá tener muy claro lo que necesita y el uso que le va a dar, para evitar un gasto innecesario o, peor, complicaciones técnicas que a la larga resultarán negativas.
  • Es el arma ideal para cazadores de monte abierto, así como para los tiradores de cualquier modalidad de tiro al plato. Si bien no resulta adecuado utilizar una misma arma para cazar y para tirar.
  • El disparador único selectivo es la opción más recomendable para la caza, puesto que permiten adaptar el arma a casi todas las circunstancias de tiro que se presenten.
  • Tenga en cuenta que el disparador único provoca el engatillamiento en muchas más ocasiones en que lo suele hacer el disparador doble.

 

Etiqueta: Escopetas
Publicado en: Caza, Armas y municiones

New Account Register

¿Ya tienes una cuenta?
Log in instead Or Reiniciar contraseña