El heno

Caballos

Cómo valorar si es de calidad o no

  • Por su color: debe ser verde natural (si es muy claro puede ser signo de haber sido desleído por la lluvia y si es muy oscuro es síntoma de que proviene de pastos húmedos). Cualquier mancha amarillo-rojiza será síntoma de sospecha.
  • Por su olor: evite el heno que transmite cualquier efluvio a moho.
  • El calor: al introducir la mano en una bala, no debe percibir calor ni placas pegadas, lo que sería un claro síntoma de fermentación.
  • Los tallos: deben ser flexibles.
  • La limpieza: después de haber levantado la bala abierta, no debe quedar en el suelo más que un mínimo de hojas y flores, sin traza alguna de tierra.

Principios básicos

Juzgar la calidad del heno es, sin duda, una de las cosas más difíciles para cualquier cuidador. No es fácil determinar si un heno en concreto resultará bueno y aceptado (lo que no siempre sucede por igual) por nuestros caballos.
Lo primero que debemos saber es que existen diferentes tipos de heno: por un lado está el denominado natural o de prado, es decir, aquel que proviene de una pradera donde la hierba brota de manera natural y que, por lo tanto, resulta óptimo. También está elartificial, nacido en las praderas sembradas de trébol, alfalfa, etc.
Para determinar la calidad del heno deberán tenerse en cuenta diferentes puntos:

  • La naturaleza del pasto: por supuesto, deberá vigilarse que el pasto no contenga especies vegetales indeseables (más comunes en medios húmedos y ácidos). Tenga en cuenta además que en las praderas bajas, sobre todo si son húmedas, no suele crecer heno de calidad, y tampoco lo hará en las praderas bordeadas por árboles (donde no puede secar correctamente).
  • El momento de la siega: a pesar de que la tendencia del productor es a segar lo más tarde posible, lo cierto es que el mejor heno es aquel que se corta en floración, antes de la maduración de los granos que es cuando realmente es rico en proteínas.
  • El secado: mejor cuanto más rápido sea.
  • El almacenaje: influye en la correcta conservación. Los dos principales enemigos, contra los que habrá que luchar, son el exceso de luz y la humedad.

Tenga en cuenta que el heno debe reposar durante al menos tres meses antes de ser suministrado a sus caballos, puesto que de otra forma corremos el riesgo de que provoque cólicos de fermentación.

Publicado en: Hípica, Caballos

New Account Register

¿Ya tienes una cuenta?
Log in instead Or Reiniciar contraseña