Comprar un barco ¿cómo pagarlo?

Consejos

La compra de un barco supone una importantísima inversión económica. Es por tanto una decisión que debe ser largamente meditada, tratando de considerar todas las opciones que están a nuestro alcance.
Con el objetivo de informarle sobre todas las posibilidades de elección de las que dispone para la compra de su embarcación, hemos desarrollado esta sección. Efectivamente, podemos adquirir un barco de muy diversas formas y cada una de ellas tiene sus pros y sus contras, que habrá que valorar de manera individual en función de lo que nosotros necesitemos.
Pagar al contado, pedir un préstamo, la multipropiedad… ¿sabe realmente lo que le supone cada opción?
Si está pensando en comprar un barco, le aconsejamos que lea con atención lo que aquí contamos.

El Charter

La del charter es sin duda una de las opciones más utilizadas para la compra de una embarcación.
Consiste en comprar una embarcación, para lo cual deberemos desembolsar una importante cantidad inicial de dinero, que después se intentará ir recuperando gracias al alquiler de la misma a terceros.
Este alquiler puede realizarse de dos maneras:

  • Por medio de una empresa de chárter: el propietario cede los derechos a la empresa a cambio de un porcentaje variable de los ingresos que genere el alquiler o bien a cambio de un porcentaje fijo sobre el valor del barco (en cuyo caso la empresa deberá asumir los posibles riesgos que conlleva el alquiler).
    Este tipo de alquiler resulta muy cómodo para el propietario puesto que la empresa además de encargarse de la búsqueda de clientes deberá asumir la responsabilidad de mantener el barco en perfecto estado.
  • Alquiler directo por el propietario, de esta forma nos ahorramos los porcentajes y tenemos el control sobre el barco; si bien debemos ser conscientes de que esta actividad deberá ser justificada ante las autoridades legalmente, lo que conlleva la necesidad de presentar toda una serie de papeles y facturas.

El Leasing

Método de compra sólo aplicable a empresas.
Con el nombre de Leasing conocemos una forma de compra que consiste en ir haciendo frente a una serie de pagos a modo de alquiler de la embarcación durante un periodo determinado de tiempo finalizado el cual tendrá la opción de comprar (siempre en condiciones ventajosas), renovar el leasing o dar por cerrado el acuerdo.
Habitualmente este tipo de contratos tienen una duración de entre 3 y 5 años.

El Renting

El Renting es un contrato de alquiler en el que se incluyen otros servicios como mantenimiento y seguro de la embarcación.
A través del renting no se consigue la propiedad del barco, pero al finalizar el contrato se puede establecer un nuevo alquiler.
La ventaja que ofrece es que este gasto se puede deducir fiscalmente.

El seguro

Desde el año 1999 todas las embarcaciones de recreo mayores de 6 metros de eslora propulsadas a motor están obligadas a suscribir un seguro. Este es por tanto otro coste que deberá ser tenido en cuenta a la hora de adquirir la embarcación deseada.
Existen dos tipos de seguro:

  • Seguro de Protección al Deportista: exigido a quienes participen en actividades federadas.
  • Seguro de Responsabilidad Civil: similar al exigido para los automóviles.

A la hora de contratar su seguro consulte en varias aseguradoras, cada una de ellas podrá ofrecerle diferentes precios pero también distintas coberturas y usted deberá saber valorar lo que necesita según sus necesidades.

La Multipropiedad

Una forma de propiedad muy utilizada en toda Europa, si bien en España todavía no está muy implantada.
En nuestro país escuchamos hablar del término de multipropiedad aplicado normalmente a segundas viviendas: dos familias que se ponen de acuerdo para adquirir una casa de veraneo la cual comparten en tiempos preestablecidos de mutuo acuerdo.
Pues bien, con un barco el trato sería similar: un propietario disfrutaría de la embarcación unos determinados días del año y el segundo propietario lo haría el resto del tiempo.
No se trata de una adquisición puramente dicha, si no más bien de la compra de los derechos de utilización durante un periodo en concreto. Esta es sin duda la mayor pega que se le puede ver a esta fórmula, que cuenta con la indudable ventaja de que para poder disfrutar de su afición precisará una inversión mucho menor.
Los gastos de este tipo de compra son:

  • Precio de los derechos que se adquieren sobre la embarcación.
  • Cuota anual correspondiente.
  • Honorarios notariales.
  • Honorarios del Registro de la Propiedad.
  • Impuestos.

Los impuestos

Sin lugar a dudas, uno de los aspectos más importantes que deben ser tenidos en cuenta a la hora de adquirir una embarcación es el de los impuestos.
En este sentido conviene saber que a partir de los 7,5 metros de eslora el barco se considera como un artículo de lujo.
Los impuestos suponen casi el 30% del valor total de la embarcación, una cantidad que se divide de la siguiente forma:

  • 16% de Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).
  • 12% del Impuesto especial de Matriculación sobre determinados Medios de Transporte: varía según la eslora de la embarcación:
    • Si la eslora es menor a 7,5 m: no se paga este impuesto.
    • Hasta 15 m de eslora pero embarcación destinada a alquiler: no se paga el impuesto.
    • Más de 7,5 m de eslora: deberá pagar el 12% del valor del barco (tomando como base imponible la misma que la calculada para el IVA).
  • Impuesto sobre el agua.
  • Derechos de atraque, por el espacio que ocupamos en puerto (se paga con el impuesto sobre el agua).
  • Tasas y certificados de navegación.
Publicado en: Náutica, Consejos

New Account Register

¿Ya tienes una cuenta?
Log in instead Or Reiniciar contraseña