Cómo elegir el equipo perfecto

Material

Unos palos que se adapten a su swing, ese es el objetivo fundamental a la hora de adquirir un equipo; un objetivo fácil de definir pero nada sencillo de conseguir.
El mercado nos inunda con cientos de equipos con un sin fin de características diferentes; ¿cómo saber cuáles de ellas son las más adecuadas para cada uno de nosotros? ¿Cuáles se van a adaptar a la perfección a nuestro juego y a nuestras características físicas? Resulta realmente difícil contestar a estas preguntas y sin lugar a dudas en su respuesta se encuentra una parte importante del buen o mal juego que cualquiera puede llegar a desarrollar.
Porque sin duda unos palos que se ajustan a la perfección a un jugador le ayudarán a mejorar su juego de manera más que notable, mientras que al contrario si no se adaptan correctamente, correrá el serio riesgo de que un buen golpe tenga un resultado nefasto.
Lea los consejos que a continuación le exponemos sobre cómo elegir los palos que se adapten de mejor manera a su juego; estamos seguros de que la lectura le será de gran ayuda para su próxima elección.

Las varillas

La varilla adecuada a su swing será aquella con la que consiga que la cara del palo llegue perfectamente centrada al impacto con la bola. Así, con unos palos que le queden largos observará como las puntas de la cabeza quedan levantadas, mientras que si resultan cortos para usted, sucederá a la inversa.
Tenga en cuenta que un palo demasiado largo o demasiado corto puede suponer un serio problema, ya que le obligará a forzar el stance (la posición ante la bola), teniendo que agacharse o bien estirarse para conseguir que el lie sea el correcto.
Para determinar la longitud adecuada de las varillas, hay que tener en cuenta:

  • La altura del jugador: si usted mide por encima de 1,85 m. necesitará casi con total seguridad varillas entre 1 ó 1,5 pulgadas más largas del estándar. Por el contrario, si su estatura está entre 1,60 ó 1,65 m. lo más adecuado es que los palos sean más cortos.
  • La distancia desde la mano al suelo: si esta distancia está alrededor de los 71 cm la medida de las varillas será la estándar (esto es, entre 95/96,5 cm para unos hierros y 114 para un driver).

Otro punto de suma importancia a la hora de seleccionar unas varillas adecuadas a nuestro juego, es el de los materiales. La consulta será sin duda la que primero se le plantee ¿acero o grafito?, cada uno de ellos tiene sus pros y sus contras.
Sin duda el grafito le permitirá mayor facilidad de movimiento gracias a su ligereza, si bien el acero le proporciona una sensación más consistente que en ocasiones se traduce en golpes más precisos.
De cualquier manera y como regla general podemos decir que a menor velocidad de swing, menor rigidez de la varilla y mayor rigidez en caso de que la velocidad también se incremente; todo esto por supuesto sin dejar de lado el ritmo y la forma de mover el palo de cada uno.
Por supuesto, un punto importante que deberá tenerse en cuenta en la selección del material de nuestras varillas es nuestra corpulencia (peso). Así normalmente los jugadores corpulentos suelen decantarse por varillas de acero, mientras que las personas de poco peso lo hacen por el grafito. Por supuesto el peso no debe considerarse como una máxima a la hora de seleccionar nuestras varillas, puesto que hay que tener en cuenta que una persona delgada puede tener una gran fuerza y potencia de swing, por lo que en ese caso serán recomendables unos palos de acero.

Cabezas

Cualquiera que haya comprado en alguna ocasión un palo de golf habrá podido comprobar la gran cantidad de opciones que se manejan a la hora de seleccionar la cabeza del palo. Cada una de estas opciones presenta unas características propias de forma y volumen, que responden a unas necesidades concretas en cada caso:

  • Oversize: o cabezas agrandadas, son sin duda la opción más extendida en el mercado actual, desde que Callaway las implantara allá por el año 1991 en su driver Big Bertha. Se trata de cabezas de unas dimensiones aproximadamente un 20% mayores que las tradicionales. Su principal ventaja es que ofrecen un centro de gravedad mayor, con lo que, en teoría, se reducen notablemente los errores al golpear la bola fuera del centro de la cara del palo. Nos permiten conseguir mejores resultados con golpes menos precisos.
  • Mid-size: cabeza de dimensiones intermedias entre el tamaño estándar y el oversize.
    Sin duda los hierros mid-size son los más adecuados para los golpes cortos.
  • Blades: los hierros de cuchilla o blade le proporcionarán una sensación más blanda, permitiéndole trabajar mejor la bola. Son por ello adecuados para los handicaps bajos y para los profesionales.

Pero además de esto, la posición de la cabeza con respecto a la varilla resulta fundamental. En este sentido conviene conocer los siguientes términos:

  • Lie: se trata del ángulo que forma la base de la cabeza con respecto a la varilla una vez que apoyamos el palo en el suelo. El lie influye en gran manera en la realización de golpes correctos; así si tenemos un lie demasiado plano los golpes tenderán a desviarse hacia la izquierda y por el contrario si el lie resulta demasiado vertical, se desviarán hacia la derecha.
  • Loft: ángulo de apertura de la cara del palo con respecto a su vertical. Cuanto más cerrado sea, mayor distancia proporcionará a los golpes a riesgo, claro está, de perder precisión. Para seleccionar el correcto será preciso que sepamos aproximadamente cuánto somos capaces de pegar con cada palo.
  • Offset: imagínese una línea que va desde el punto más adelantado del cuello del palo, pues bien, el offset es la separación que existe entre esa línea imaginaria y el filo de la cara del palo. Influye en la trayectoria de los golpes de manera que si el offset es positivo (esto es, el filo del palo está retrasado), le ayudará a producir golpes más bajos; mientras que si es negativo sucederá lo contrario.
    El offset ayuda además a que las manos se encuentren por delante de la cara del palo en el momento del impacto, dando como resultado golpes más sólidos.
    Conviene que sepa que tanto el lie como el loft pueden ser ajustados al stance de cada jugador, lo cual puede favorecer en gran medida su juego.

Otro punto a tener en cuenta a la hora de seleccionar la cabeza más adecuada es el material en el que ésta está realizada. Sin lugar a dudas la opción más adecuada en la mayoría de los casos y siempre y cuando nuestro presupuesto nos lo permita, es el titanio. En la actualidad muchas cabezas presentan insertos de este material que les aportan una mayor ligereza que el acero, resultando a la vez muy duraderas; pero no sólo eso, la introducción del titanio en la fabricación de las cabezas ha ayudado a aumentar el punto dulce de las mismas, lo que sin duda resulta enormemente beneficioso para handicaps medios y altos ya que permite la realización de golpes menos precisos pero en los que no se pierde ni un ápice de distancia.
En la fabricación de las cabezas también suelen utilizarse otros metales como el berilio o el níquel, que ofrecen tacto más suaves, si bien son más recomendables para el experto en el juego corto.
Por otro lado, el tungsteno suele utilizarse para reubicar el peso y rebajar el centro de gravedad, colocando inserciones en la suela.
Cuando compre unos palos deberá tener en cuenta también el denominado Swingweight, esto es, el peso de la cabeza en relación con el peso total del palo. Este se identifica en cada palo mediante una letra: A,B, C, D o E, que irá seguida de un número del 0 al 9. Tenga en cuenta que cuanto mayor sea la escala letra-número, mayor será el peso del swing.

Grips

Sólo con decir que por medio del grip el jugador entra en contacto con el palo y en definitiva con la bola, es más que suficiente para dar una idea de la importancia que merece esta parte del palo, a la que no siempre se le presta la necesaria atención. Un grip bien ajustado a nuestras características físicas y de juego nos facilitará el movimiento de swing, al tiempo que nos devolverá la sensación que consigamos con el golpe. Se trata por tanto de un ?transmisor? de sensaciones para el jugador, algo imprescindible para conseguir golpes correctos.
Para transmitir estas sensaciones de la forma adecuada, el grip deberá adaptársenos perfectamente y eso conlleva que hemos seleccionado sin error cosas en principio tan simples como la textura, el tamaño, el tacto…
De hecho la transcendencia de un puño cuyas dimensiones no sean las adecuadas para el jugador, puede ser enormemente importante en el juego. Si el grip resultase grande, entorpecería la rotación natural de los antebrazos, limitando la libertad en el momento de dar a la bola; todo esto nos llevaría probablemente a hacer slice (efecto de izquierda a derecha) o fade (mismo efecto que el slice pero algo menos acusado).
Muchas veces, al intentar compensar un grip demasiado grande, tendemos a coger el palo más corto, con lo que estamos limitando el arco de swing, perdiendo velocidad y distancia en cada golpe.
En el caso contrario, en el que el grip resulta pequeño, el jugador se verá obligado a acentuar la rotación de los antebrazos y la acción de las muñecas, aumentando así la posibilidad de que el golpe se desplace hacia la izquierda. Con una empuñadura pequeña tampoco sería de extrañar que el palo se nos escapase de las manos, produciendo golpes realmente malos.
En cuanto a los materiales, cabe señalar que hoy en día la gran mayoría de los grips están fabricados en goma que, tras su realización, es insertada en el extremo de la varilla del palo, como si se tratase de una pequeña funda. Si lo que buscamos es un material ligero, deberemos decantarnos por el elastómero o por el termoplástico; que ofrecen una buena adhesión, si bien suelen ser más adecuados para climas cálidos o para el verano.
A la hora de elegir el grip, comprobaremos que existen numerosas formas y diseños de grips: redondos, con dibujo de guía, con perforaciones… Generalmente se fabrican en tres medidas diferentes: “Jumbo”, para manos grandes, “Midsize”, para manos medianas y “Lady”, para manos pequeñas; aunque también se pueden encontrar medidas intermedias. En la elección hay que tener en cuenta que un grip delgado propiciará una acción excesiva de manos, que puede dañar el swing; mientras que un grip grueso para una mano pequeña puede producir pérdida de poder.
Porque si hay algo importante a tener en cuenta en la selección de un grip, es que éste debe adaptarse perfectamente a nuestra mano. Por ello lo primero que debemos hacer es tomarnos medidas; teniendo en cuenta que la medida final del grip dependerá directamente de la longitud total de nuestra mano, así como de la relación entre la longitud de la palma y de los dedos. Por lo tanto deberemos considerar las siguientes medidas:

  • Longitud total: distancia de la muñeca al dedo corazón.
  • Longitud de los dedos: distancia desde la primera falange hasta la punta del dedo.

Con estos datos, algunos expertos pueden llegar a indicarle cual es el grip que mejor se le adecua.
Pero además de esto, hay otras cosas que usted debe tener en cuenta a la hora de seleccionar el grip: al coger el palo para hacer swing, los dedos anular y corazón de su mano izquierda (siempre y cuando usted sea diestro), sólo deben rozar la palma de la mano. Si sus dedos se incrustan en el pulpejo que sirve como prolongación del dedo pulgar, esto será un claro síntoma de que esa empuñadura resulta pequeña para usted. En caso de que resulta al contrario y sus dedos queden medianamente separados del señalado pulpejo (más de tres milímetros), el puño resulta grande.

La velocidad del swing

La velocidad del swing es sin duda uno de los elementos más importantes que deberán ser considerados para la selección correcta del equipo.
En primer lugar debe saber que esta velocidad se mide con una pequeña máquina que estará a su disposición casi con seguridad en su cancha de golf y que al medirla debe tomar únicamente el dato en el momento del impacto, es decir, en el paso de la cabeza del palo por la bola. En función del dato obtenido debe saber que:

  • Entre 80 y 110 km/h (50/70 millas): swing lento.
  • Entre 110 y 145 km/h (70/90 millas): swing medio.
  • Más de 145 km/h (más de 90 millas): swing rápido.

Según esta velocidad, deberá seleccionar la flexibilidad correcta para su palo:

  • Swings lentos: flexibilidad senior o lady.
  • Swings medios: flexibilidad regular o firm.
  • Swings rápidos: flexibilidad stiff o extrastiff.

No debe menospreciar en ningún caso la importancia de este dato, puesto que el jugar con una flexibilidad que no le sea adecuada puede conllevar gran cantidad de problemas:

  • Si su swing es lento y selecciona una flexibilidad regular, la bola tendrá tendencia al slice, disminuyendo además la distancia.
  • Si su swing es lento y selecciona una varilla rígida: perderá control y la distancia se verá igualmente disminuida.
  • Si su swing es medio y juega con varilla senior o lady, la tendencia será al hook, con pérdida de control y de distancia.
  • Si su swing es medio y juega con varilla stiff tenderá al slice.
  • Si su swing es rápido y juega con varilla lady o senior, notará una importante pérdida de control en el golpe, así como tendencia al hook.
  • Si su swing es rápido y juega con varilla regular; la bola tenderá al hook con una trayectoria media y menor distancia.

Como habrá podido comprobar, son muchos los condicionantes que deben ser tenidos en cuenta cuando nos disponemos a seleccionar un equipo adecuado para nuestro juego. Todo ello sin mencionar las limitaciones que sin duda nos vendrán impuestas por el presupuesto del que dispongamos.
De cualquier manera debe tener en cuenta que un equipo adecuado a nuestras características es la baza más importante para mejorar nuestro juego, partiendo siempre por supuesto de una base de entrenamiento y esfuerzo personal.
Si desea que le ayudemos en la determinación de las cualidades que deben definir su equipo, tiene a su disposición en nuestra web un apartado denominado “Diagnóstico de equipo” en el que encontrará un amplio cuestionario en el que se le solicitan muchos de los datos aquí comentados. Todos estos datos son analizados por un programa informático que es manejado por un especialista que determinará las características del equipo que mejor le conviene (flexibilidad, lie, longitud, grip…). Después y si usted así lo desea, nuestro departamento comercial se encargará de aconsejarle los productos concretos de los fabricantes que usted nos señala que se adecuan a todas estas características.

Si quiere sacarle el mejor partido a su juego, comience por unos palos que le den todas las ventajas

Publicado en: Golf, Material

New Account Register

¿Ya tienes una cuenta?
Log in instead Or Reiniciar contraseña