CÓMO RESTAR POTENCIA AL SWING

Entrenamiento

Nadie quiere tener un swing flojo con el que sólo se consiga mandar la bola a pocos metros de distancia.

Pero igualmente preocupante en un jugador amateur es un swing con excesiva potencia, puesto que suele ser la consecuencia de golpes desviados.

De hecho el exceso de potencia en el swing es una de las causas más corrientes que llevan a producir slice.

Nos colocamos ante la bola, pensando únicamente en lanzarla todo lo lejos que nuestra fuerza nos permita y nos olvidamos de que imprimiendo esa potencia al golpe corremos el serio riesgo de mandar la bola totalmente al lado contrario al deseado…

 

Para corregir este problema existe un antiguo y sencillo ejercicio: hacer swings con los brazos enlazados por encima de los codos.

Para practicar esto cogeremos una banda (un pañuelo atado, por ejemplo o un cinturón), que colocaremos por encima de los codos y, manteniendo los brazos de esta forma constantemente, realizaremos varios swings.

 

Esta forma de enlazar los brazos hace que éstos se mantengan separados a la distancia correcta a lo largo de todo el golpe, evitando que los codos tomen en el swing un protagonismo que no les pertenece y que provoca ese incremento de la potencia no deseado.

 

Repite varias veces este ejercicio y, ocasionalmente, puedes probar a desarrollar esta posición sin ayuda.

Practica hasta conseguir que tus brazos se coloquen correctamente a la hora del swing, sin necesitar de ningún elemento externo.

Publicado en: Golf, Entrenamiento