JUGAR AL GOLF CON CALOR

Consejos

El verano es la época del año en la que la mayor parte de los golfistas aficionados disponemos de más tiempo para jugar al golf; pero también es la época de más calor y más intensidad solar; dos factores que sin duda hay que tener muy en cuenta a la hora de practicar nuestro deporte.

El mes de agosto en España ya es tradicionalmente un mes muy cálido, pero además este año estamos sufriendo una serie de olas de calor en el territorio español que hacen que las temperaturas sean especialmente altas, lo que puede complicar la realización de cualquier actividad física, incluida por supuesto la práctica del golf.

En consecuencia, es absolutamente recomendable tener muy presentes toda una serie de indicaciones que nos permitirán disfrutar de nuestro deporte favorito sin riesgos, incluso en los días de más calor.

 

¿QUÉ VESTIMENTA ES LA MÁS ADECUADA?

Sin lugar a dudas, una de las cosas que más puede influir para realizar la actividad en condiciones con altas temperaturas, es la ropa que llevemos puesta.

Haciendo uso de la lógica, lo mejor es decantarnos por ropa ligera y transpirable, ya que así estaremos más frescos y evitaremos que la prenda se pegue a nuestro cuerpo por el sudor.

Lo importante es intentar garantizar una total libertad de movimientos, para que nuestro juego no se vea afectado por la falta de movilidad.

Conviene tener presente que en el mercado podemos encontrar tejidos con protección solar, este material ligero tiene un factor muy alto de protección solar (SPF hasta 50) y protege la piel de los rayos ultravioletas, al tiempo que nos garantiza total libertad de movimiento.

Un tema no menor es el de los colores de la ropa: siempre será más recomendable decantarse por colores claros o aquellos que se encuentran en la gama de los colores pastel, que permitirán regular nuestra temperatura, teniendo en cuenta que los colores oscuros absorben todo el calor hacia el cuerpo,  lo que sin duda aumentará nuestra sensación de calor.

Por otro lado no podemos olvidar que resulta totalmente imprescindible que nos cubramos la cabeza: gorra, visera, sombrero… La elección de uno u otro dependerá del calor que haga y de lo que a cada uno le resulte más cómodo para jugar al golf; aunque en los días de más calor siempre es recomendable optar por modelos ligeros, transpirables y que cuenten con una visera lo suficientemente grande para cubrir el rostro sin que resulte incómoda.

Tampoco conviene olvidarse de las gafas de sol, ya que además de proteger nuestros ojos de los rayos dañinos del sol, nos permitirán tener una mejor visión, aun cuando tengamos que jugar con el sol de frente.

También es conveniente llevar un guante de repuesto, ya que el calor hace que tus manos suden, en ocasiones hasta el punto en que el guante puede resultar realmente incómodo y nos impida jugar con normalidad. Tener otro guante a mano es vital para poder cambiarlo si te sientes incómodo o si el que estás usando está demasiado húmedo por el sudor. Hay golfistas que en los días más calurosos usan guantes de lluvia, ya que están diseñados para jugar en condiciones de humedad, y consiguen una mayor adherencia al agarrar el grip de los palos de golf.

Otro de los puntos más importantes cuando te preparas para jugar al golf con calor es el del calzado. En este sentido, siempre deberemos optar por zapatos ligeros y que ofrezcan la máxima ventilación posible, para que los pies puedan transpirar. Incorporar una suela sin tacos es otra de las particularidades del calzado de golf estival. En verano llueve menos y se hace necesaria una tracción más versátil, que permita calzarse el zapato de la mañana a la noche.

Por último y dentro de lo que podríamos considerar “Complementos”, para las zonas donde hace más calor o si vas a jugar en momentos del día en los que el sol pega más fuerte, puedes utilizar un parasol. En el mercado encontrarás modelos que incorporan protección solar (SPF hasta 50), y te protegen a la perfección cuando caminas por el campo de golf, o mientras esperas tu turno para golpear la bola.

 

HIDRATACIÓN Y ALIMENTACIÓN

Siempre que juegas al golf es importante que estés bien hidratado, pero si además el calor aprieta el tema de la hidratación se convierte en algo imprescindible… Tenemos que ser conscientes de que la deshidratación provoca fatiga mental y cansancio físico lo que, como mínimo, provocará que tu juego empeore notablemente; y si no lo atajamos correctamente, podrá provocar toda otra gran cantidad de problemas.

Una correcta hidratación mejorará nuestro rendimiento en el golf porque aumenta las habilidades necesarias para la práctica de este deporte: visualización, concentración y equilibrio.

Por todo eso, te recomendamos que bebas por lo menos de 1,5 a 2 litros de líquido a diario. Es muy recomendable alternar el agua con bebidas isotónicas, con extra de sodio y minerales para reponer el desgaste producido por la actividad física. Eso sí, te recomendamos que evites las bebidas gaseosas, refrescos, té, café y por supuesto, bebidas alcohólicas mientras juegas o unas horas antes del juego. Todas las bebidas anteriormente mencionadas fomentan la deshidratación.

Recuerda que llegar a sentir sed es sinónimo de un inicio de deshidratación. Por lo tanto, ve bebiendo pequeños sorbos durante el desarrollo del juego (aunque no notes esa sed), así evitarás deshidratarte, y estarás al 100% cuando golpees la bola.

Por otro lado, además de la hidratación, está la alimentación. Si por normal general se deben evitar las comidas copiosas antes de jugar al golf; cuando el calor aprieta esta premisa cobra aún mucha más importancia. De hecho, durante el juego lo ideal es ir comiendo en pequeñas cantidades, para mantener los niveles de energía óptimos pero sin llegar a sentir esa pesadez típica de las grandes comilonas, que lo único que provoca es que nos resulte más complicado desarrollar nuestro juego con fluidez.

El mejor alimento para consumir mientras juegas al golf es la fruta y más concretamente el plátano, ya que proporciona una digestión muy fácil, y su alto nivel de potasio evitará la aparición de los molestos calambres. Otra buena opción son las barritas de proteína, ya que tienen todo lo necesario que un deportista necesita.

Lo que sí debes intentar evitar son las chocolatinas, las barritas de chocolate y cualquier alimento o dulce ultra procesado; ya que todos estos alimentos suelen tener un alto contenido en azúcares y grasas lo que supone que su digestión sea muy pesada.

 

EL USO DE LA CREMA SOLAR

Un recorrido completo de golf conlleva la necesidad de pasar largas horas expuesto a los rayos solares, por lo que es muy importante tomar las precauciones apropiadas para evitar quemarte con el sol.

En general, las cremas solares se clasifican en grados según su número de factor de protección solar (FPS): cuanto mayor es el número de FPS, mayor es la protección. El FPS es un número que indica cuál es el múltiplo de tiempo al que se puede exponer la piel protegida para conseguir el mismo efecto eritematoso que se obtendría si no se hubiese aplicado ninguna protección. Por ejemplo; si una persona puede exponerse al sol el primer día 10 minutos sin tener enrojecimiento ni quemaduras, un FPS 15 utilizado adecuadamente la protegerá del sol durante 150 minutos (10×15), aunque no es tan correlativo.

Por otro lado, comentar que las cremas solares tiene dos tipos de factor de protección, el mineral y el sintético o químico:

  • Los protectores solares sintéticos o químicos absorben la radiación UV, y debes aplicarlos al menos 20 minutos antes de exponerte al sol, ya que para protegerte del sol, la piel tiene que absorberlos completamente. Este tipo de protectores por su textura, son perfectos para personas con pieles grasas o con tendencia al acné.
  • Los protectores solares minerales, reflejan la radiación UV cuando llega a la piel, haciendo efecto espejo. Estos funcionan inmediatamente después de la aplicación, por lo que no necesitas esperar para exponerte al sol. Este tipo de protectores están indicados para pieles sensibles.

Dicho esto, los puntos claves para evitar quemaduras solares son la correcta selección del número de factor de protección y del tipo de crema, para lo cual deberemos tener en cuenta nuestro tipo de piel. Si tu piel es fina y pálida necesitarás una mayor protección, te aconsejamos que como mínimo sea un factor 30.

Por último, recuerda utilizar crema solar aún en los días nublados, ya que un alto porcentaje de las radiaciones solares pueden seguir alcanzándonos aunque no veamos tan claros los rayos solares.

Publicado en: Golf, Consejos